El Metro de Madrid

El transporte p√ļblico

plano de la estación de Chamberí

A finales del siglo XIX Madrid comienza a conocer el transporte p√ļblico. En primer lugar aparecieron los tranv√≠as tirados por caballos, que ya se utilizaban en Jerez de la Frontera. El primer trayecto cubr√≠a el trayecto desde la Puerta del Sol hasta la calle Serrano.

 

Ya en 1906 se impuso el tranv√≠a de vapor y posteriormente el el√©ctrico, que en los a√Īos 30 transportar√≠a a 200 millones de pasajeros al a√Īo.

entrada al andén en la estación de Chamberí

A partir de entonces los inventos se sucederían con rápidez: el automóvil, los autobuses y el metro cambiarían la forma de vivir de las ciudades.

Lo que a principios del siglo XIX era una excursi√≥n de un d√≠a, pasar√≠a a ocupar s√≥lo unas horas. El transporte permiti√≥ a los madrile√Īos moverse sin grandes complicaciones de una zona a otra de la ciudad. Ya no hab√≠a que vivir cerca del trabajo, porque hab√≠a medios para llegar al mismo.

 

En 1970 los tranvías desaparecieron, cediendo su sitio a autobuses y metro.

 

El Metro

entrada al metro de Chamber√≠Aunque hubo alg√ļn intento anterior, la primera l√≠nea de metro se inaugura en 1919. El projecto parte de la idea de varios ingenieros que quieren dotar a Madrid de 4 l√≠neas de metro.

La obra no parece que convenciera a muchos inversores y, aunque el Banco de Vizcaya aportó 4 millones de pesetas, seguían faltando otros 4. Finalmente el propio rey Alfonso XIII invirtió 1 millón de su fortuna particular, lo que parece animó a otros inversores.

 

El proyecto del metro fue obra de los expendedir√≠a de billetes en la estaci√≥n de Chamber√≠ingenieron Carlos Mendoza, Miguel Otamendi y Antonio Gonzalez Echarte y las estaciones fueron dise√Īadas por Antonio Palacios.

 

Las obras comenzaron en 1917 y, al coincidir con la I Guerra Mundial avanzaron con lentitud, debido a que los materiales llegaban con mucho retraso.

 

La primera l√≠nea de metro unir√≠a la Puerta del Sol y Cuatro Caminos, por aquel entonces pr√°cticamente en las afueras de Madrid. La l√≠nea ten√≠a 3,48km y 8 estaciones. El tiempo en recorrer el trayecto era de 10 minutos, lo que permiti√≥ a much√≠simos madrile√Īos pasar la tarde en el centro, aunque vivieran en las "afueras".

zona de escaleras con azulejos blancos en Chamberí

La l√≠nea 1 se fue ampliando y cinco a√Īos despu√©s inaugurada la l√≠nea 2 que cubr√≠a el trayecto entre Puerta del Sol y Ventas.

Poco a poco el subsuelo de Madrid se va llenando de m√°s l√≠neas y estaciones hasta llegar a los 284km y 294 estaciones con que cuenta hoy en d√≠a tras una existencia de ya 90 a√Īos.

 

Los billetes de ida y vuelta se implantaron ya en 1924 y en 1931 el primer expendedor autom√°tico de billetes.

 

 

La Guerra Civil

Durante la Guerra Civil (1936 - 1939) el metro fue utilizado como refugio durante los bombardeos, en algunos casos también para transportar a los muertos hasta los cementerios y como arsenal. De hecho en 1938 hubo una fuerte explosión en uno de estos arsenales que, parece ser, produjo bastantes víctimas.

Trenes de Cercanías

A partir de los a√Īos 50 se pretende ampliar la red de comunicaciones con m√°s l√≠neas de tren pasando por la estaci√≥n de Chamber√≠metro e incluir adem√°s trenes de cercan√≠as que van por la superficie y unen estaciones m√°s alejadas entre si.

La estación fantasma

La estaci√≥n de Chamber√≠ se encuentra muy cerca de las estaciones de Iglesia y Bilbao por lo que se decidi√≥ cerrarla en 1966. Durante muchos a√Īos estuvo completamente abandonada, deterior√°ndose totalmente hasta que en el a√Īo 2008 fue reabierta al p√ļblico. Actualmente se realizan visitas guiadas rememorando la historia del metro y permiti√©ndo a los visitantes conocer c√≥mo eran las estaciones originales. Se han anuncios en la estaci√≥n de Chamber√≠colocado anuncios de la √©poca y se ha mantenido el aspecto con las paredes de azulejos blancos. Los trenes siguen pasando de largo por esta estaci√≥n que ya ha perdido su aspecto fantasmag√≥rico.

Ampliación del metro

A partir de los a√Īos 1990 se plantea una gran ampliaci√≥n de la red metropolitana, intentando que las estaciones no est√©n a m√°s de 600 metros de distancia.

Desde entonces el metro ha ido creciendo y todavía no ha acabado su evolución. Las líneas se van mejorando constantemente introduciendo nuevos tipos de trenes más cómodos para los viajeros o andenes más seguros con accesos para discapacitados. Cada vez queda más claro que es la forma ideal para moverse por Madrid como demuestran los más de 2 millones de pasajeros que lo utilizan diariamente.

RSS feed Nuestra página en Facebook

@Copyright Mª Dolores Diehl Busch (Texto), Rafael Castañeda Velasco(Fotografías). Todos los derechos reservados.

Patrocinado por  Keydomo S.L.