Julia Clary

Dos Bonaparte y dos Clary

Julia Clary nació en Marsella en 1771. Su padre, Francisco Clary era un acaudalado

Julia Clary

comerciante. De sus dos matrimonios tuvo doce hijos. Julia era de las hijas más pequeñas.

Era muy delgada y bajita, pálida de grandes ojos negros y había recibido una educación refinada y elegante.

En 1793, por azar, su hermana pequeña Desirée conoció a José Bonaparte, hermano de Napoleon. Por aquel entonces José Bonaparte era comisario de guerra y Napoleón estaba a punto de ser nombrado general. Las dos hermanas se comprometieron con los dos Bonaparte. Más tarde Napoleón dejaró a Desirée para casarse con Josefina Beauharnais, matrimonio que consideraba le podía traer más ventajas.

Un año después se celebró el matrimonio entre Julia y José. Ella estuvo siempre muy enamorada de su marido, a pesar de las múltiples infidelidades y períodos de separación entre ambos. Mientras José Bonaparte persiguía un futuro lleno de éxitos, Julia prefiería la tranquila vida burguesa y familiar.

José era abogado de profesión. Tras la boda se instalaron en Génova bajo la protección del hermano mayor de Julia, un próspero banquero en la ciudad.

En 1796 Julia dió a luz a su primera hija, Zenaida, que moriría quince meses después.Mientras tanto Napoleón ya había sido nombrado jefe del ejército francés en Italia. José sería el emisario entre París y Milán. Poco a poco fue teniendo más responsabiliadades comenzando a viajar.

Parma, Roma, París

En 1797 fue nombrado embajador en Parma y pocos meses después en Roma ante el

José Bonaparte por François Joseph Kinson

papa Pío VI.

Cuatro meses después de llegar a Roma, el matrimonio tuvo que huir tras una revuelta que terminó queriendo tomar la embajada al asalto. Se instalaron en París formando parte de la alta sociedad gracias a la influencia de Napoleón. José fue nombrado miembro del Consejo de los Quinientos, órgano gubernamental. Además administraba los bienes de su hermano que partió en una expedición militar a Egipto.

Tras la toma del poder por Napoleón, convertido en Primer Consul, José actuó como ministro en diferentes tratados internacionales.

En 1801 Julia dió a luz a su segunda hija a la que llamron también Zenaida en recuerdo de su hermana fallecida. Al año siguiente nació la segunda y última hija del matrimonio, Carlota. A pesar de querer a sus hijas, José siempre echó de menos el no haber tenido un hijo varón.

En 1804 Napoleón se autonombró emperador de Francia. Julia y José fueron a vivir al palacio de Luxemburgo. Julia fue una de las elegidas para llevar la cola del vestido de Josefina el día de su coronación como emperatriz.

En 1805, mientras Napoleón estaba al frente de la guerra contra Austria y Rusia. Durante su ausencia, José fue el regente del reino. El puesto le obligaba a asistir a multitud de actos sociales, lo que agotaba a Julia. Sufrió una caída que le provocó un aborto. Ya no podría tener más hijos. Para recuperarse se retiró al castillo de Mortefontaine y al balneario de Plombières.

Reyes de Nápoles

Ese mismo año, Napoleón obligó a abandonar el trono de Nápoles a Fernando IV y María

Julia Clary y sus hijas Zenaida y Carlota por François Gérard

Carolina y al año siguiente nombró a José rey de Nápoles. Julia tardó en acompañarle. Quizás por la inseguridad que sentía ante el nuevo reto, quizás porque la situación política tampoco era pacífica del todo. Siempre puso como excusa su débil salud. Sin embargo, en 1808, Napoleón prácticamente la obligó a ir a Nápoles con sus hijas. José había conseguido ser aceptado por el pueblo con una serie de reformas políticas y sociales, erradicando el feudalismo, los antiguos impuestos nobiliarios y secularizando los bienes de la iglesia.

Cuando Julia llegó a Nápoles, sabía ya de la existencia de una amante en la vida de José, pero siempre supo capear las diversiones extramatrimoniales de su marido.

Reyes de España

Dos meses después de su llegada, el matrimonio tuvo que separarse otra vez. Napoleón había logrado la corona de España gracias a las desavenencias y falta de ética de los reyes de España. Había decidio darle la corona del país a su hermano mayor, José. Mientras tanto, Julia se vió obligada a quedarse en Nápoles, aunque estaba decidida a acompañar a su marido a España. Unos meses después se puso en camino, pero al llegar a Lyon la situación había cambiado. José quería reinar para el bien de los españoles, pero el país vivía ya una cruda batalla contra el invasor francés. El confiaba más en las leyes que en las armas. En Bayona se había redactado una nueva constitución basada en los principios liberales de la Revolución francesa, pero el nuevo rey se dió cuenta rápidamente que no contaba con el apoyo popular y de los nobles tampoco podía fiarse demasiado.

Tras la batalla de Bailén en la que fue vencido el ejército francés, los españoles marcharon

Carlota y Zenaida por Jacques-Louis David

hacia Madrid y se decidió la evacuación de José Bonaparte. Fue acogido en Vitoria.

Ante esta situación, José prefería que Julia no viniera a España, de forma que esta regresó a su residencia en Paris. Allí su situación tampoco fue fácil. Por un lado tenía que recibir el tratamiento de una reina extranjera, por otro Napoleón estaba enfadado por la situación es España.... Julia sirvió de enlace entre los dos hermanos, tratando de limar asperezas.

Las joyas de la corona

Según cuenta la historia, o la leyenda, cuando José Bonaparte abandonó Madrid la primera vez, se llevó consigo las joyas de la corona y, entre ellas, la famosa perla "Peregrina". El ministro de Hacienda Cabarrús entregó las joyas a un ayuda de cámara llamado Chimbelli que fue el encargado de entregárselas a Julia en Mortefontaine. Ella nunca las lució y se desconocía su paradero aunque, posiblemente su venta ayudó a José en tiempos malos que entonces todavía estaban por venir. Tras muchos años terminaría luciéndose al cuello de la actriz Elisabeth Taylor a quien le fue regalada por Richard Burton.

Galanteos y adulaciones

También durante su estancia en España José galanteó con muchas mujeres de la corte y

Julia Clary y sus hijas por Jean-Baptiste Wicar

tuvo sus amantes.

En noviembre de 1808 el propio Napoleón fue a Vitoria a reorganizar la ocupación francesa. A principios del 1809, José volvía a estar en Madrid. Quiso entonces establecer rápidamente su administración. Formó un gobierno que se dedicó a demostrar el carácter renovador del nuevo monarca. Se quiso promover la cultura fundando museos, se apoyó a instituciones benéficas y, sobre todo, se quiso embellecer la capital con una serie de reformas urbanísticas.

Pero el fanatismo religioso y la ignorancia del pueblo dificultaron estos empeños. Además había una gran falta de recursos económicos.

Durante su estancia en españa, José se vió rodeado por una serie de aduladores que sólo sirvieron para envanecerlo y debilitar su personalidad. Cuando volvió a ver a Julia, tres años después, incluso a ella le cpstó reconocer al antiguo José.

Una reina en París

Mientras tanto, Julia en París, como reina de España recibía frecuentemente la visita del embajador español, Diego Fernández de Velasco, duque de Frías, que la mantenía al tanto de lo que sucedía en el reino.

La nueva constitución constituía un problema para los reyes españoles. Siguiendo el modelo

Désirée Clary por Robert Lèfevre

francés se establecía que la corona sería heredada sólamente por los hijos varones. Al no tener hijos, la corona iría a parar a uno de los hermanos de José. Aunque intentaron persuadir a Napoleón, este se negó rotundamente a que una de las hijas de Julia y José pudieran reinar en el futuro en España.

Provincias anexionadas a Francia

En 1810, sin consultar al rey de España, Napoleón decidió que las provincias de Cataluña, Aragón, Navarra y Vizcaya debían segregarse y pasar a ser anexionadas a Francia. José vió como su autoridad se veía afectada, ya que los mariscales que Napoleón había nombrado como gobernadores ejercían de virreyes independientes de José.

Napoleón se había divorciado de Josefina alegando que no podía darle hijos varones, cosa que ya sabía desde el momento en que se había asado con ella. Se casó entonces con la hija del emperador de Austria, María Luisa de Austria. En 1811 tuvieron su primer hijo varón y, como era costumbre, José como hermano mayor debía ser el padrino. Gracias a esta situación y al papel de Julia como mediadora entre los hermanos, estos se reunieron. Pero el resultado no fue el esperador. Napoleón queria que España y, por tanto, también su hermano fueran súbditos de Francia, sin embargo José no estaba de acuerdo, pero no sabía qué hacer. Lo que sí sabía es que quería volver junto a su amante, la marquesa de Montehermoso, a pesar de querer también a Julia.

Huída de España

Napoleón le había prometido un subsidio para los gastos de la casa real y para pagar a los

Caricatura de José I de España

saldados franceses, pero éste sólo llegó en parte. Además, los gobernadores de las provincias anexadas a Francia seguían sus propios objetivos. José no podía ser rey sólo parcialmente de un país.

En 1813, la situación en España se hizo insostenible. El pueblo siguía en guerra contra los franceses. Napoleón estaba más pendiente de su guerra contra Rusia. Finalmente el ejército hispano-inglés hizo salir de España a los invasores. José regresó con su familia tras cinco años de separación.

Al año siguiente el imperio de Napoleón había caído y se vió obligado a ir a la isla de Elba. José y Julia se fueron a Suiza, donde vivieron una tranquila existencia burguesa. Para evitar la expropiación de su propiedad de Mortefontaine Julia viajó a París de incógnito. Allí la sorprendió el regreso de Napoleón que pidió entonces la ayuda de su hermano José en su empeño de volver a glorias pasadas. Tras cien días en el poder, se produjo ya el final definitivo de Napoleón al frente de Francia. Fue desterrado a la isla de Santa Helena donde murió en 1821. El propio Napoleón dejó escrita su opinión acerca de Julia. Aunque escueta muestra que ella se preocupó por él durante el destierro.

José fue el hermano más perseguido de Napoleón por los muchos cargos de importancia que había tenido y ningún país europeo le quiso dar asilo, por lo que se marchó a Estados Unidos. Se instaló en Filadelfia.

Europa y América

Julia, ayudada por su cuñado Bernadotte, marido de Desirèe, ahora príncipes de Suecia, se instaló en Frankfurt. Allí sobrevivió mal que bien, dedicándose completamente a la educación de sus hijas y vendiendo poco a poco sus joyas. Entre 1820 y 1824 fue a

Napoleón-Luis Bonaparte

Bruselas. Sus hijas se habían marchado para entonces junto a su padre que vivía rodeado de lujos en América. Julia siempre relegaba el viaje aduciendo motivos de salud. Parece ser que se preocupó del estado de Napoleón, abandonado por todos los demás. Su casa se convirtió en lugar de reunión para bonapartistas exiliados. Julia era conocida entonces como condesa de Survillers. También la visitaba allí Teresa Cabarrús, hija del antiguo ministro de Hacienda de José y personaje destacado de la Revolución francesa.

Bodas de Zenaida y Carlota

En 1824 Carlota regresó de América para casarse con Napoleón-Luis Bonaparte, hijo de otro hermano de su padre, Luis, antiguo rey de Holanda. Julia y su hija se fueron a Roma, donde vivía el novio. Cinco años después, Carlota enviudó sin haber tenido hijos.A partir de entonces acompañó siempre a su madre. En 1839 murió repentinamente por un aborto. Había ocultado a su madre su relación con el conde León Potocki.

Zenaida se había casado con Carlos Bonaparte, hijo de Luciano, su tío. Vivieron en Estados

Carlos Bonaparte

Unidos seis años. El fue, por lo visto, un mal marido, un mal padre y perdió toda su fortuna en el casino y la bolsa.

Reunión final

En 1841 José logró que se le permitiera volver a Europa. Julia estaba entonces viviendo en Florencia y es allí donde el matrimonio se reencontró después de veintiseís años de separación. José murió en 1849. Ocho meses después murió Julia que dejó todo su patrimonio a su hija Zenaida y a los descendientes de esta. Moría así la reina de España que nunca pisó nuestro país.

Fuente:

Reinas de España, autora: María José Rubio, La esfera de los libros, 2009

 

 

 

 

RSS feed Nuestra página en Facebook

@Copyright Mª Dolores Diehl Busch (Texto), Rafael Castañeda Velasco(Fotografías). Todos los derechos reservados.

Patrocinado por  Keydomo S.L.