Isabel de Borb贸n

Isabel de Borb贸n y M茅dicis naci贸 en Fontainebleau en 1602. Era la segunda hija de los reyes de Francia, Enrique IV y Mar铆a de M茅dicis.

Par铆s bien vale una misa

Desde 1589 Enrique IV, primero de la dinast铆a Borb贸n, reinaba en Francia. Lleg贸 al trono de

Isabel de Borb贸n en Francia. Artista desconocido.
Fotograf铆a Wikipedia

Francia por su victoria en la guerra de los 'tres Enriques'. El rey de Francia, Enrique III de Valois no ten铆a descendencia y pretendieron su trono tanto Enrique de Navarra como Enrique de Lorena. Al morir asesinados tanto Enrique de Valois como Enrique de Lorena, ya s贸lo quedaba Enrique de Navarra como posible rey. Enrique no solo era el rey de Navarra sino tambi茅n l铆der de los hugonotes franceses. Para evitar la guerra con las potencias cat贸licas, se convirti贸 a la f茅 cat贸lica para acceder al trono. Es c茅lebre su frase de 'Par铆s bien vale una misa'. Su primera esposa fue Margarita de Valois, de la cual se divorci贸 para casarse con Mar铆a de M茅dici. Con ella tuvo seis hijos. Parece ser que tuvo por lo menos otros once ileg铆timos.

Protestantes, cat贸licos y matrimonios de estado

Europa estaba dividida en dos bloques. Por un lado estaba la Uni贸n Protestante con Inglaterra, Holanda y los pr铆ncipes protestantes alemanes. Por el otro, la Liga Cat贸lica con Espa帽a y Austria. Francia estaba entre los dos bandos aunque no quer铆a apoyar la causa cat贸lica por miedo a un excesivo poder de los Austrias.

Isabel de Borb贸n naci贸 en una 茅poca en la que los reyes simbolizaban los inter茅ses pol铆ticos de sus respectivos pa铆ses. Eran unos tiempos en los que los acuerdos matrimoniales serv铆an para asegurar pactos de no agresi贸n y de expansi贸n del poder nacional.

Doble matrimonio entre Francia y Espa帽a

En 1612 Espa帽a y Francia llegaron al acuerdo de un doble matrimonio: Ana de Austria, hermana de Felipe IV, se casar铆a con el futuro Luis XIII, hijo de los reyes de Francia, y Felipe IV con Isabel de Borb贸n y M茅dici, hermana de Luis XIII.

Isabel de Borb贸n recibi贸 una esmerada educaci贸n cortesana junto a los dem谩s hijos del rey, tanto leg铆timos como ileg铆timos. Era alegre e ingeniosa y le gustaba la vida en el campo, la caza, al equitaci贸n tanto como la danza y el teatro. F铆sicamente era elegante y atractiva, de ojos y pelo casta帽o.

El acuerdo matrimonial entre Francia y Espa帽a estuvo a punto de romperse varias veces. En 1610 Enrique IV muri贸 asesinado y Mar铆a de M茅dicis ejerci贸 la regencia durante la infancia de su hijo, el futuro Luis XIII. Ella era favorable a la politica pro-espa帽ola, lo que impuls贸 el doble matrimonio entre los descendientes reales. La consumaci贸n del matrimonio tuvo que posponerse debido a la juventud de los cuatro pr铆ncipes. Tenian entre diez y catroce a帽os. Durante los primeros tiempos Isabel de Borb贸n vivi贸 en el palacio de El Pardo. Al contar, por contrato matrimonial, con una servidumbre numerosa, este acuerdo result贸 muy oneroso para las ya casi vac铆as arcas reales.

Mientras tanto la Corte se encuentraba dividida en dos bandos, el del duque de Lerma y el duque de Uceda. Sin embargo, el conde de Olivares hab铆a seguido su propia estrategia y consigui贸 ser nombrado gentilhombre del futuro Felipe IV. Se dedic贸 a facilitarle sus aficiones preferidas: la caza, el teatro y tambi茅n las aventuras amorosas.

Felipe IV, heredero del reino de Portugal

En 1619, con un Felipe III deprimido por la mala gesti贸n y el estado deplorable del pa铆s, se

Estatua de Felipe IV

Estatua de Felipe IV en la Plaza de Oriente
Fotograf铆a: Rafael Casta帽eda Fotograf铆a

decidi贸 realizar un viaje a Portugal para que el pr铆ncipe de Asturias, Felipe, fuera jurado en Lisboa como pr铆ncipe heredero de aquel pa铆s. Era el primer viaje de un rey espa帽ol desde 1583. Los portugueses eran cada vez m谩s rehacios al dominio espa帽ol y prefer铆an el partido de los duques de Braganza. Aun as铆 el recibimiento que se les hizo fue espl茅ndido. El resultado, sin embargo, poco provechoso para los portugueses que invertieron mucho dinero en agasajar al rey y recibieron poco a cambio.

El nuevo valido del rey

Un a帽o despu茅s, estando Felipe III ya muy enfermo, por fin se consum贸 el matrimonio de los Pr铆ncipes de Asturias. Hab铆an pasado cinco a帽os desde su boda. En 1621 muri贸 Felipe III. Inmediatamente el duque de Olivares se ocup贸 de que Felipe IV cesara al duque de Uceda, hasta entonces primer ministro. Comenz贸 la 茅poca del duque de Olivares como valido de Felipe IV. Las familias Guzm谩n y Z煤帽iga sustituir谩n a los Sandoval y Rojas en los puestos calve del poder.

Isabel de Borb贸n fue muy popular debido a su car谩cter virtuoso y honesto. Era cari帽osa con su marido, pero desconfiaba del duque de Olivares.

En 1621 naci贸 la primera hija de los ya reyes de Espa帽a, Mar铆a Margarita, una ni帽a prematura que muri贸 a las cuarenta horas.

El duque de Olivares era un hombre culto y quis贸 que el reinado de Felipe IV fuera una edad de oro de las artes. As铆 podemos encontrar en la corte a Vel谩zquez, Quevedo, Lope de Vega o Calder贸n. Los grandes festejos art铆sticos no eran s贸lo un asunto festivo, sino que ten铆an que mostrar el poder real. Eran una exaltaci贸n de la monarqu铆a y medio de conexi贸n con el pueblo. Sobre todo el teatro centr贸 gran parte de la actividad cortesana. A nivel pict贸rico la colecci贸n real aument贸 en unos 2.500 cuadros. Tampoco Isabel de Borb贸n fue ajena a esto. De hecho encarg贸 en 1623 veinticinco pinturas flamencas de las cuales seis eran de Rubens.

El conde de Villamediana. Amores reales y asesinato

No hay corte que se precie en la que no haya rumores y esc谩ndalosos amorosos. El conde de Villamediana protagoniz贸 quiz谩 el m谩s sonado de la 茅poca.

En 1622, para celebrar el cumplea帽os de Felipe IV, Isabel de Borb贸n organiz贸 la representaci贸n de la obra 'La Gloria de Niquea' escrita por Villamediana e interpretada por ella

Felipe IV por Caspar de Crayer
Fotograf铆a: Jean-Pol GRANDMONT

y otras damas de la corte. Durante el segundo acto de la representaci贸n, la ca铆da de un candil provoc贸 un incendio sobre el escenario. Villamediana rescat贸 a la reina del fuego sac谩ndola en brazos. Este hecho fue muy comentado en la corte, ya que hab铆a rumores acerca de los amores de Villamediana por una mujer de palacio. De hecho en sus poemas mencionaba su amor imposible por una tal 'Francelisa', posible alusi贸n a Francia y al nombre de la reina. Tambi茅n en una fiesta llev贸 una divisa bordada con el lema 'Mis amores son reales'. El rey estaba furioso.

Si el incendio fue el 22 de mayo, el 21 de agosto el conde de Villamediana fue asesinado mientras iba en carroza por Madrid. Nunca se aclar贸 el asesinato.

El a帽o siguiente Isabel de Borb贸n estaba de nuevo embarazada. Obsesionada por su muerte redact贸 su primer testamento. En el propuso la construcci贸n de una catedral frente al Alc谩zar dedicada a la Virgen de la Almudena. Se comenz贸 con el proyecto, pero Toledo, a cuya catedral pertenec铆an las iglesias de Madrid, puso todos los impedimentos posibles. Teniendo en cuenta adem谩s la falta de liquidez, el proyecto qued贸 parado.

En noviembre, prematura tambi茅n, naci贸 Margarita Mar铆a Catalina que sobrevivi贸 casi un mes.

Dos visitantes de inc贸gnito y una boda que no se celebra

El pr铆ncipe de Gales, hijo de Jacobo I de Inglaterra, y el duque de Buckingham estaban recorriendo Espa帽a disfrazados de criados. Durante mucho tiempo ya se hab铆a estado negociando el matrimonio entre Carlos de Gales y la infanta Mar铆a, hermana de Felipe IV. Paaece ser que Carlos de Gales quiso tomar las riendas del asunto, presentarse en la corte y volver con una esposa a su pa铆s.

Pero la soluci贸n no era tan sencilla. Para Espa帽a resultaba imposible que una infanta cat贸lica se casara con un pr铆ncipe protestante. Carlos de Gales estuvo m谩s de medio a帽o en Espa帽a. Fue agasajado como se merec铆a, pero la boda no parec铆a m谩s cerca. Finalmente el Papa les concedi贸 la dispensa para que se pudieran casar. El conde-duque impuso unas cla煤sulas dur铆simas en el contrato matrimonial creyendo que no ser铆an aceptadas, pero Carlos de Gales se someti贸. Regres贸 confiado a Inglaterra, pero el matrimonio nunca lleg贸 a celebrarse desanado una nueva guerra entre cat贸licos y protestantes.

La infanta Mar铆a termin贸 cas谩ndose con su primo Fernando III de Habsburgo, rey de Hungr铆a y futuro emperador de Alemania. Durante los 15 a帽os de su matrimonio tuvieron se铆s hijos. Una de sus hijas, Mariana, fue la segunda mujer de Felipe IV.

Por su parte Carlos de Gales se cas贸 con Enriqueta Mar铆a de Borb贸n, hermana de Isabel de Borb贸n.

Isabel de Borb贸n gana al conde-duque

En 1624 Inglaterra estaba indignada por el comportamiento de Espa帽a. En Francia reinaba

Mar铆a de Medicis por Frans Pourbus the Younger
Fotograf铆a: Jean-Pol GRANDMONT

Luis XIII y su primer ministro, el cardenal Richelieu prefer铆a alinearse con Inglaterra contra Espa帽a para el dominio de Europa. Evidentemente Espa帽a ten铆a problemos econ贸micos para hacer frente a una guerra. El conde-duque de Olivares intent贸 poner en marcha su 'Uni贸n de Armas' que consist铆a en que cada reino de Espa帽a aportaba dinero y soldados para la defensa del pais. Los reinos exigieron que el rey jurara sus constituciones. Fue una situaci贸n dif铆cil y convulsa que no termin贸 en acuerdo. Aun as铆 Felipe IV declar贸 inaugurada la 'Uni贸n de Armas' en 1626. Mientras Felipe IV march贸 a Arag贸n, Isabel de Borb贸n qued贸 en Madrid como regente. Fue una 茅poca en que goz贸 de poder y consideraci贸n en la corte al no estar el conde-duque. Los hermanos menores del rey, sin un futuro cierto, se unieron a la reina en oposici贸n al valido. A nivel familiar trat贸 de detener la guerra ante Luis XIII y el cardenal Richelieu. En marzo Francia y Espa帽a firmaron un armisticio. Fue el 茅xito de Isabel de Borbon sobre el conde-duque.

Embarazos frustados y una amante f茅rtil

En 1625 Isabel de Borb贸n hab铆a dado a luz a su tercera hija. Aunque todos pensaban que no iba a sobrevivir, Mar铆a Eugenia vivi贸 dos a帽os, pero muri贸 poco despu茅s de que su madre sufriera un aborto.

En 1627 el rey Felipe IV cay贸 enfermo y se dispararon las intrigas en palacio, sobre todo al ver el conde-duque de Olivares peligrar su puesto de poder. Tras la recuperaci贸n de Felipe IV, Isabel tuvo otra parto prematuro dando a luz a Isabel Mar铆a Teresa que s贸lo vivio un d铆a. Mientras Isabel de Borb贸n estaba constantemente embarazada y dando a luz a hijos que no sobreviv铆an, Felipe IV viv铆a un apasionado romance con una actriz, la Calderona que le di贸 varios hijos. Uno de ellos ser铆a Juan Jos茅 de Austria, primer ministro de Carlos II.

Francia o Inglaterra: el dilema de siempre

En 1628 Francia hab铆a vuelto la pol铆tica hostil contra Espa帽a. Ambos pa铆ses se disputaban el ducado de Mantua. Francia se ali贸 con Venecia y el Papa, Espa帽a con Savoya y Austria. Francia invadi贸 Saboya y Espa帽a se vio obligada a firmar el tratado de Casale. Fue un duro golpe a la politica del conde-duque de Olivares.

Parec铆a un buen momento para dirigir la mirada hacia Inglaterra. Para buscar la alianza con Inglaterra acudi贸 a la ayuda de Espa帽a un diplom谩tico inesperado, ser铆a el pintor Pedro Pablo Rubens. Durante su estancia en Madrid pint贸 los retratos de la familia real. Inglaterra y Espa帽a firmaron un tratado de paz en 1630.

Por fin un heredero y construimos palacios

En 1629 Isabel de Borb贸n tuvo su quinto hijo, esta vez un ni帽o y sano: Baltasar Carlos.

El conde-duque de Olivares por Vel谩zquez
Fotograf铆a: Wikipedia

Entre 1630 y 1640 el conde-duque de Olivares realiz贸 un programa de construcci贸n de palacios. En El Pardo se levant贸 el palacete de la Zarzuela y la torre de la Parada, pabellones de caza y el nuevo real sitio del Buen Retiro. Este palacio se inaugur贸 en 1633.

Mientras tanto la situacion de Isabel de Borb贸n no era halag眉e帽a. Quer铆a tener m谩s hijos varones, era desatendida por su marido y llevaba una vida melanc贸lica y triste. Mientras el conde-duque de Olivares acrecentaba su poder d铆a a d铆a de cara al rey. En 1635 Isabel tuvo otra hija, Mar铆a Antonia Dominica que muri贸 tambi茅n a los dos a帽os. En 1638 naci贸 su s茅ptima hija, Mar铆a Teresa que ser铆a la esposa de Luis XIV de Francia.

El conde-duque y Richelieu: vamos a la guerra

Ese mismo a帽o la situaci贸n entre Espa帽a y Francia se hab铆a vuelto insostenible. Era la lucha de los dos grandes validos europeos: el conde-duque de Olivares y Richelieu. Francia declar贸 la guerra a Espa帽a. Un conflicto que se pens贸 ser铆a de r谩pida soluci贸n dur贸 m谩s de diez a帽os con el consiguiente coste de vidas y dinero. Espa帽a comenz贸 teniendo diversos 茅xitos en varias batallas, pero en 1639 pedi贸 los terrenos en Centroeuropa que proteg铆an la ruta hacia los Pa铆ses Bajos. Flandes qued贸 aislada.

Desde 1639 Isabel de Borb贸n ven铆a sufriendo achaques de salud someti茅ndose a frecuentes tratamientos de p铆ldoras y brebajes. Le afect贸 mucho el ambiente anti-franc茅s que se respiraba en el pa铆s.

Mientras el pueblo sufr铆a cada vez m谩s la escasez provocada por los gastos invertidos en la guerra, el conde-duque de Olivares sigui贸 con su 'campa帽a de imagen' de cara al exterior. Grandes fiestas, espect谩culos introduciendo las ultimas novedades escenicas, todo para favorecer la imagen de una Espa帽a pr贸spera y sin preocupaciones.

Incendio del Buen Retiro, Catalu帽a se vuelve francesa y perdemos el reino de Portugal

Pero todo cambiar铆a a partir de 1640. En febrero un incendio destruy贸 el palacio del Buen Retiro, en junio en Catalu帽a fue asesinado el virrey, los catalanes renegaron de su lealtad al rey y abrieron las puertas al ej茅rcito franc茅s proclamando francesa la ciudad de Barcelona. Durante dos a帽os se mantuvo esta situaci贸n. Siguiendo el ejemplo catal谩n, Portugal proclam贸 rey al duque de Braganza y Margarita de Saboya, hasta entonces virreina, tuvo que huir a Espa帽a.

Hijos bastardos y el rey se va a la guerra

En 1642 el conde-duque reconoci贸 a su 煤nico hijo bastardo, Enrique Felipe de Guzm谩n, que ya ten铆a unos 30 a帽os. Le cas贸 con una dama de la corte y se le concedieron privilegios y t铆tulos indignado a la vieja nobleza por el r谩pido ascenso. En ese momento tambi茅n Felipe IV reconoci贸 a su hijo bastardo, hijo de la Calderona. Este j贸ven fue recibido con recelos por Isabel de Borb贸n. Tem铆a que lo desastres de la guerra con la p茅rdida de dominios disminuyeran la herencia de su propio hijo, Baltasar Carlos. Convenci贸 a Felipe IV que deb铆a encabezar la lucha contra los catalanes disidentes. Fue la primera vez que el rey hizo algo en contra de la voluntad del conde-duque de Olivares. Pero la lucha se retras贸 de foma que el ej茅rcito franc茅s pudo organizarse. El rey orden贸 atacar L茅rida y sufri贸 una derrota. Los nobles que hab铆an participado junto 茅l estaban enfadados con el conde-duque de Olivares que no les permiti贸 acercarse al rey. El rey regres贸 a Madrid deprimido por el fracaso.

Mientras el rey estuvo fuera Isabel de Borb贸n ejerci贸 como gobernadora asombrando a todos por su energ铆a y eficacia en las decisiones que tom贸. Se ocup贸 de los temas administrativos, financieros y reclut贸 tropas para la guerra contra Catalu帽a. Con ello logr贸 la admiraci贸n del pueblo, que la ve铆a como una hero铆na. Se convirti贸 en el estandarte contra el conde-duque

Isabel de Borb贸n por Vel谩zquez
Fotograf铆a: Wikipedia

que tambi茅n hab铆a perdido la confianza del rey a ra铆z de sus fracasos militares y de hacienda.

La conjura de las mujeres

La nobleza se neg贸 a acompa帽ar al rey tanto en la iglesia como en los almuerzos, tal y como era habitual. Ana de Guevara, antigua nodriza del rey, le pidi贸 que escuchara al pueblo. La llegada de la duquesa de Mantua, virreina de Portugal destap贸 la culpabilidad del conde-duque en la p茅rdida de Portugal y su ocultaci贸n de los hechos. Contando adem谩s con la animadversi贸n de Isabel de Borb贸n el rey al final se convenci贸 de que ten铆a que destituir al conde-duque. La influencia de estas tres mujeres sobre el rey se conocio como la 'conjura de las mujeres'. Tras veinte a帽os en el poder, el conde-duque de Olivares tuvo que marcharse finalmente de palacio a escondidas. Dos a帽os despu茅s muri贸 en Toro.

Una regente capaz. Una muerte repentina

Entre junio y diciembre de 1743 el rey volvi贸 a participar en la guerra en Catalu帽a yendo a Arag贸n donde el ej茅rcito recuper贸 la ciudad de Monz贸n. La reina volvi贸 a actuar de regente. Con casi 40 a帽os era el momento en que el rey tom贸 las riendas del Estado con responsabiliad. Tambi茅n cambi贸 su actitud de cara a la familia. Parece ser que influenciado por sor Mar铆a de 脕greda, una religiosa que conoci贸 en el viaje a Arag贸n, por fin se decidio a llevar una vida ejemplar. De repente una moralidad severa invadi贸 la corte. Al a帽o siguiente volvi贸 a partir hacia Arag贸n. La reina estaba embarazada otra vez. Tuvo un aborto que le caus贸 un gran da帽o f铆sico. Casi ni dorm铆a ni com铆a dedicada a las labores de regente. Enferm贸 de irisipela con fiebre alta y dolores. Los m茅dicos le practicaron hasta ocho sangr铆as. Finalmente muri贸 el 6 de octubre tras haber hecho testamento y despedirse de sus hijos. Felipe IV no volvi贸 a verla con vida puesto que estaba en plena lucha armada. Al recibir la noticia de la muerte de Isabel de Borb贸n regres贸 de inmediato a la corte, aunque se retir贸 a El Pardo incapaz de ver el cadaver de su mujer que era enterrada en El Escorial. Felipe IV no quiso volver a casarse, aunque al final tuvo que hacerlo por motivos de estado.

Fuente: Reinas de Espa帽a. Las Austrias, autor: Rubio, Mar铆a Jos茅; La esfera de los Libros, 2010

RSS feed Nuestra página en Facebook

@Copyright Mª Dolores Diehl Busch (Texto), Rafael Castañeda Velasco(Fotografías). Todos los derechos reservados.

Patrocinado por  Keydomo S.L.