Campo cerrado. Arte y poder en la posguerra española. 1939-1953

Ha tenido lugar la presentación de la exposición 'Campo cerrado. Arte y poder en la posguerra española. 1939-1953' en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. A la misma asistieron Manuel Borja Villel, director del museo y María Dolores Jiménez-Blanco, comisaria de la exposición.

Según Manuel Borja Villel  con esta exposición se pretende analizar y estudiar uno de los momentos más sórdidos de la historia de nuestro país que, quizás sea poco conocido ya que se encuentra encuadrado entre dos momentos de gran interés: por un lado los años 50 con Saura, Tapies, etc. y por otro, la segunda mitad de las años 20 y 30 con la República. Corresponde así a una especie de paréntesis que forma parte, sin duda, de nuestro pasado.

Se ha querido replantear un momento concreto del siglo XX. Este proyecto continúa lo que se hizo en los años 1930. El Museo ha ido comprando obras a medida que se iba analizando este período. Hay unos elementos generales, líneas de fuerza, por un lado se trata de la idea de la reconstrucción tras la Guerra Civil; en segundo lugar está el campo como un lugar arcaíco, puro, mítico en un régimen autárquico, que permite la construcción de nuevas poblaciones uniendo tradición y modernidad; en tercer lugar está lo irracional, el surrealismo, que era considerado irreverente y tiene momentos de resistencia. Ligado con este aspecto está el elemento del humor, del circo, de lo popular, que se escapa a la censura; otra línea está en el exilio y el desarraigo y la fascinación por un nuevo país y la nostalgia por aquel abandonado; la úlima línea es la tensión constante entre vanguardia y tradición.

Hay también una serie de casos de estudios que van marcando puntos específicos de la exposición con algunas figuras clave como Picasso, Miró y Dalí. Es una exposición con mucho material de archivo e investigación. Acompaña a la exposición un ciclo de cine de los años 40 (Vida en sombras. El cine español en el laberinto del 28 de bril al 27 de mayo) y unas conferencias (Fieramente humanos. Estudios culturales sobre los años cuarenta del 10 de mayo al 14 de junio) donde se examinarán todos los aspectos mencionados.

María Dolores Jiménez-Blanco, comisaria de la exposición, dijo que durante la investigación realizada de este 'agujero negro' de la historia del arte español habían 'aparecido sorpresas', como por ejemplo la riqueza de imágenes relacionadas con el postismo que se consideraba más bien un movimiento poético, pero que realmente fue el desencadenante de 'un río de irracionalidad' en el mundo de lo plástico. También ha destacado cómo la pintura de paisajes de la época, que siempre se había considerado como un género de los que más que se habían desarrollado porque permitía una neutralidad y una cierta capacidad de experimentación, realmente respondía a una serie de líneas marcadas por la oficialidad, como la exaltación de lo rural, la creación de nuevas poblaciones para crear un nuevo arraigo en determinadas zonas. 'Todo está tramado'. Se trata de una exposición coral. 'Hay que destacar la idea de un tejido donde todo se cruza. Hay líneas marcadas por la oficialidad y otras que parten de los propios artistas.'

'Nada es ni blanco ni negro, sino todo lo contrario.'

La exposición podrá visitarse hasya el 26 de septiembre 2016

Manuel Borja Villel y María Dolores Jiménez-Blanco

 

RSS feed Nuestra página en Facebook

@Copyright Mª Dolores Diehl Busch (Texto), Rafael Castañeda Velasco(Fotografías). Todos los derechos reservados.

Patrocinado por  Keydomo S.L.