Renoir: Intimidad en el Thyssen

Hoy se ha presentado la muestra 'Renoir: Intimidad' en el Museo Thyssen-Bornemizsa. Se trata

Miguel Luengo y Guillermo Solana

de la primera retrospectica de Renoir que podemos ver en nuestro país. La exposición ha sido comisariada por Guillermo Solana, director artístico del Museo  y ha contado con el mecenazgo de la Japan Tobacco International representada en la presentación de hoy por Miguel Luengo, vice-presidente de Comunicación y Asuntos Corporativos de JTI Iberia S.L. Se presentan 78 obras procedentes de todo el mundo. Con posterioridad la exposición podrá visitarse en el Museo de Bellas Artes de Bilbao desde el 7 de febrero al 15 de mayo 2017.

La exposición lleva el nombre de 'Renoir: Intimidad' porque se ha querido matizar un rasgo central de su sensibilidad que encontramos en todas sus obras, es un particular deseo de proximidad. Entraba en sintonía con lo que pintaba, tanto si se trataba de retratos como si pintaba unas flores. Así el espectador de alguna manrea se siente incluído en la obra de Renoir.

Según Guillermo Solana 'Renoir se ha vuelto el más difícil de los impresionistas.' Ese ha sido el motivo de dejar esta exposición casi para el final de las muestras dedicadas al Impresionismo. Es un artista anticonceptual. Tenía un gran prejuicio respecto a los intelectuales. Para él los intelectuales eran unos seres tarados, incapacitados de gozar de los sentidos. De su pintura podemos extraer sin duda la conclusión que sus sentidos sí que funcionaban bien. Para Renoir lo mejor era que los pinturas no pensaran, lo relevante eran siempre los sentidos.

Muchas veces el Impresionismo se ha reducido a la versión impresionista de  Monet que quería reducir el mundo a un mosaíco de manchas planas de colores. Pero no todos los pintores impresionistas perseguían esa ambición reductiva. Para Renoir cada sensación visual está ligada a sensaciones táctiles y corporales de todo orden. Quería que el espectador 'viera' con los cinco sentidos.

La exposición se divide en seis secciones:

  • Impresionsimo: lo publico y lo privado (1869-1880) mostrando alguna de sus obras más conocidas mostrando actividades de ocio, retratos femeninos, de parejas. A partir de 1881 Renoir se volvió a la tradición clásica manteniendo el lenguaje pictórico impresionista revelando un mayor énfasis en el dibujo.
  • Retratos de encargo: Desde los últimos años de la década de los 1870 aumentó su reputación como retratista de la alta sociedad.
  • Placeres cotidianos: escenas de la vida cotidiana de mujeres jóvenes, tanto solas como en grupo, en interiores absortas en actividades que las aislan del espectador, como leer un libro, tocar la guitarra o haciéndose una trenza.
  • Paisajes del norte y del sur: se incluyen paisajes en los que compartió motivos pictóricos con Cézanne.
  • La familia y su entorno: podemos ver aquí retratos de los hijos del pintor, de su mujer y otras personas de su círculo más cercano.
  • Bañistas: El desnudo fue uno de los temas pictóricos preferidos por Renoir aunque los demás impresionistas, salvo Degas, lo consideraban una temática academicista. Sus escenas de bañistas presentan una serie de desnudos en exteriores en los que Renoir muestra una naturaleza atemporal. Es una visión idílica llena de sensualidad, colorido y formas.

La exposición puede visitarse de martes a viernes y domingos de 10:00 a 19:00 horas y los sábados de 10:00 a 21:00 horas.

Fotografías: Rafael Castañeda

 

 

 

RSS feed Nuestra página en Facebook

@Copyright Mª Dolores Diehl Busch (Texto), Rafael Castañeda Velasco(Fotografías). Todos los derechos reservados.

Patrocinado por  Keydomo S.L.