Sandra Cerro. Un estudio grafológico del general Prim

Sandra Cerro es grafóloga, perito calígrafo y profesora de Grafología. Desde el 2012 está

Sandra Cerro
Sandra Cerro, experta grafóloga

al frente de su propio centro de ense√Īanza dedic√°ndose por entero a la grafolog√≠a, actividad que antes compatibilizaba con su trabajo en una editorial. Ha escrito libros sobre el tema, participado en conferencias, programas de televisi√≥n, radio, etc divulgando sus conocimientos.

La Grafología en España

Actualmente no hay formación oficial de Grafología en España, aunque en otros países sí está incluída en estudios de Psicología. En los estudios de Criminología se encuentran cursos específicos de Grafología en los que se estudian perfiles psicopatológicos, pero como asignatura independiente. También en algunas facultades de Psicología se dan cursos independientes o de postgrado. Hay que diferenciar entre Grafología y Pericia caligráfica que es una rama de la Grafología en la que no se estudia la personalidad, salvo casos muy contados. Por ejemplo en casos de maltrato se puede pedir un estudio grafo-psicológico que además se admite como prueba. La Grafología está ligada a la Psicología y la Pericia caligráfica está más ligada a la identificación de falsificaciones o autentificaciones. Pero ahora mismo se trata de una formación eminentemente privada no oficializada en España.

Escritura del siglo XIX

Sandra Cerro está estudiando actualmente la forma de escribir del siglo XIX. Llama la

Líneas escritas sobre el texto anterior 'enrejando' lo escrito; larga raya de 'pausa' tras una frase

atención que todas las letras tienen una inclinación hacia la derecha. En Grafología la inclinación a la derecha implica capacidad de iniciativa, extroversión, falta de miedo al futuro y sociabilidad. Al ser un rasgo común a la letra de esta época Sandra se fijó en el modelo caligráfico utilizado en las escuelas. En la época romántica el modelo era de 62 grados de inclinación. Colocando el transportador de ángulos sobre la letra del general Prim se ve claramente que su inclinación a la derecha es mayor que lo 'estipulado' en la época, llega hasta los 50 grados. Para hacer un estudio grafológico es muy importante tener en cuenta el modelo caligráfico de la época, la edad y el sexo de la persona.

En una carta el texto simboliza la personalidad aparente, el yo social. Cuando la firma sigue las pautas empleadas en el texto muestra que se trata de una persona coherente y auténtica, que se muestra tal cual es.

Estudio grafológico del general Prim

Cuando le encargaron el estudio grafológico del general Prim Sandra no quiso ahondar en el

letra del general Prim
En este ejemplo podemos ver el arranque desde la izquierda en la letra 'M' de madre, las 't' con el trazo hacia a la derecha, los puntos sobre la 'i' altos encima de la letra

personaje antes de realizar el mismo. Las cartas del general le fueron facilitadas por la historiadora María José Rubio y la Sociedad Bicentenario General Prim. Siempre que le piden este tipo de estudios prefiere analizarlo primero, antes de conocer al personaje a fondo. Es la mejor manera de no estar condicionada de cara a los resultados. 'Prefiero no saber nada del personaje o muy poco antes de analizar su escritura. Después me gusta confirmar mis resultados con personas que le han estudiado y ver si su biografía coincide con mis resultados obtenidos objetivamente.' Las biografías estudian al personaje y la Grafología estudia a la persona.

Los documentos con que contó Sandra Cerro pertenecen a distintas épocas del general Prim. Esto es necesario ya que a medida que nosotros vamos evolucionando, también nuestra escritura lo hace. Para hacer el estudio seleccionó cartas que tuvieran un componente emocional. Todas son cartas dirigidas a su madre con la que tenía muchísimo contacto. Se ve en las cartas, no sólo por lo que dice, sino por la fluidez en la letra que tenía mucha dependencia de ella. La madre estaba siempre por encima de él.

Curiosamente Sandra Cerro ha contado con las cartas en que el general Prim le cuenta a su madre que se casa y aquella en que le comunica que el compromiso ha sido roto por su prometida, Francisca Aguero.

letra del general Prim
Carta en la que comunica a su madre 'ya no me caso' seguida de una línea de 'pausa'; terminación de letras largas hacia la derecha

En aquella en que le comunica que su compromiso le menciona a su prometida dando detalles de su personalidad, pero curiosamente lo que el general subraya es 'además tiene un millón de duros', lo que refleja el aspecto al que él da más importancia.

En aquellos tiempos Correos cobraba por el número de hojas que se enviaban por lo que no era infrecuente ver como se escribía cruzando por encima de las líneas escritas en primer lugar tanto para ahorrar papel como para pagar menos. En la carta que estamos mencionando ahora el propio general escribe verticalmente encima de sus líneas. 'Cuando una persona para contestar a otro escribía encima de las líneas de éste, se consideraba que su status estaba por encima de esa persona y se permitía 'tachar' lo que esta había escrito'. En este caso no se interpreta así porque es la misma persona que escribe sobre lo escrito anteriormente. Puede ser para ahorrar papel, pero es significativo porque sobreescribe justo el párrafo en el que dice que 'ya no me caso' lo que parece dar cierto sentimiento de angustia. 'Se encarcela. Parece una reja.'

Es también importante ver los espacios que deja siempre que escribe sobre algo que le emociona. Pone una línea que de alguna forma le 'hace tomar aire para poder seguir'. Es una personalidad muy sensible a pesar de ser un hombre muy temerario.

letra del general Prim
La línea de la letra 't' lanzada hacia la derecha; la 'd' muestra creatividad; 'M' de 'madre' grande protegiendo el resto de la palabra; 'g', 'y' y 's' verticales hacia abajo

Se detecta que era una persona muy inteligente, creativo. La inteligencia se puede ver en que es una escritura muy ágil, continuada, no levanta el trazo, muy progresiva, no suele volver atrás. Tiene muchas proyecciones. Por ejemplo en la letra 't' se ve el liderazgo con esa línea hacia la derecha, hacia adelante. La letra 'N' es muy característica. En grafología se llama 'el ala de gallina'. Son personas muy protectoras de lo suyo. Es una persona muy original con dotes de mando y un 'ego' muy marcado. Es una persona que se afirma constantemente. Esto se ve en la proyección hacia la derecha y en los gestos en vertical, muy tajantes.

Se piensa que las líneas verticales muestran espiritualidad, creatividad o dominio de la razón. La letra que más creatividad demuestra es la 'd'. Las letras bajas 'g' o 'j' en la época de juventud muestran el componente sexual. Las 'M' mayúsculas muestran el orgullo o ego. El primer monte de la letra es mucho más grande que el resto. Hay letras que arrancan desde la izquierda, desde el pasado. Son rasgos muy románticos y típicos de esa época. Es el arrastre del pasado que influye en la persona. Destacan también los subrayados que hace. Manifiesta las emociones en los 'lapsus enfáticos' que pueden ser variaciones en el

tamaño de la letra, a veces son tachones o subrayados. Es curioso ver también como los puntos sobre la letra 'i' van 'lanzados' hacia la derecha y están altos. Los gestos afilados al final de las palabras muestran la intención de querer persuadir a los demás, aunque no llega a ser intransigente.

La sensibilidad se puede apreciar en el movimiento y en los cambios en tamaño de ciertas palabras.

La firma o rúbrica

En la firma hace un gesto regresivo hacia atrás para proteger su nombre. Es un gesto de actitud defensiva. Los gestos regresivos son como una vuelta atrás. En este caso es como el gesto de poner el brazo para protegerse. La línea debajo de la firma es como un pedestal que subraya el nombre, es una forma de pedir reconocimiento. Las firmas que se tachan representan una forma de auto-rechazo. A medida que uno evoluciona lo primero que cambia es la firma. También hay que tener en cuenta que la forma de firmar está influída por la cultura.

Dos firmas del general Prim
firma de Prim
firma de Prim

 

El general Prim mantuvo sus rasgos hasta el final, como la agilidad (aunque le costase), el temperamento sigue siendo el mismo, siempre mirando hacia el futuro con gran capacidad de iniciativa. No tenía miedo a nada, aunque era más sensible de lo que parecía y lo sabía compensar con un carácter muy fuerte y valiente.

En una de las cartas dice que su prometida le pide dejar sus ideales políticos y son unas palabras que subraya destacando que aquellas eran primordiales para él.

En la última carta se nota ya su edad. El tamaño de la letra aumenta porque la motricidad de la mano, la fluidez, no es la misma. Aparecen temblores. Ya no se ve la misma agilidad.

La grafología permite 'leer entre líneas'. Podemos leer un contenido emotivo y además podemos ver cómo en la escritura se palpan las emociones.

Es muy interesante este acercamiento al personaje porque nos ha confirmado los rasgos conocidos de Prim y nos ha aportado un acercamiento de su personalidad, proyectándonos una imagen más sensible y emotiva de lo que aparentaba, con una gran dependencia materna y una visión muy clara de sus ideas que subrayaba.

Fotograf√≠as: Rafael Casta√Īeda Fotograf√≠a

Artículos relacionados:

El General Prim: Una breve biografía

Emilio de Diego, una lección de historia

José María Fontana Bertán y el Magnicidio

María José Rubio y el legado del General Prim

Ian Gibson y 'La berlina de Prim'

Borja Ortíz de Gondra lleva al General Prim al teatro

 

 

RSS feed Nuestra página en Facebook

@Copyright Mª Dolores Diehl Busch (Texto), Rafael Castañeda Velasco(Fotografías). Todos los derechos reservados.

Patrocinado por  Keydomo S.L.